----------------------------------------------- Blogger Template Style Name: Rounders 4 Designer: Douglas Bowman URL: www.stopdesign.com Date: 27 Feb 2004 Updated by: Blogger Team ----------------------------------------------- */ /* Variable definitions ==================== */ body { background:#bca; margin:0; text-align:center; line-height: 1.5em; font: x-small Trebuchet MS, Verdana, Arial, Sans-serif; color:#cceedd; font-size/* */:/**/small; font-size: /**/small; } /* Page Structure ----------------------------------------------- */ /* The images which help create rounded corners depend on the following widths and measurements. If you want to change these measurements, the images will also need to change. */ #outer-wrapper { width:740px; margin:0 auto; text-align:left; font: normal normal 100% 'Trebuchet MS',Verdana,Arial,Sans-serif; } #main-wrap1 { width:485px; float:left; background:#0066CC url("http://www.blogblog.com/rounders4/corners_main_bot.gif") no-repeat left bottom; margin:15px 0 0; padding:0 0 10px; color:#cceedd; font-size:97%; line-height:1.5em; word-wrap: break-word; /* fix for long text breaking sidebar float in IE */ overflow: hidden; /* fix for long non-text content breaking IE sidebar float */ } #main-wrap2 { float:left; width:100%; background:url("http://www.blogblog.com/rounders4/corners_main_top.gif") no-repeat left top; padding:10px 0 0; } #main { background:url("http://www.blogblog.com/rounders4/rails_main.gif") repeat-y left; padding:0; width:485px; } #sidebar-wrap { width:240px; float:right; margin:15px 0 0; font-size:97%; line-height:1.5em; word-wrap: break-word; /* fix for long text breaking sidebar float in IE */ overflow: hidden; /* fix for long non-text content breaking IE sidebar float */ } .main .widget { margin-top: 0; margin-right: 13px; margin-bottom: 4px; margin-left: 13px; } .main .Blog { margin: 0; } /* Links ----------------------------------------------- */ a:link { color: #ffffff; } a:visited { color: #ffffff; } a:hover { color: #ffffff; } a img { border-width:0; } /* Blog Header ----------------------------------------------- */ #header-wrapper { background: #476 url("http://www.blogblog.com/rounders4/corners_cap_top.gif") no-repeat left top; margin-top:22px; margin-right:0; margin-bottom:0; margin-left:0; padding-top:8px; padding-right:0; padding-bottom:0; padding-left:0; color:#ffffff; } #header { background:url("http://www.blogblog.com/rounders4/bg_hdr_bot.jpg") no-repeat left bottom; padding:0 15px 8px; } #header h1 { margin:0; padding:10px 30px 5px; line-height:1.2em; font: normal bold 200% 'Trebuchet MS',Verdana,Arial,Sans-serif; } #header a, #header a:visited { text-decoration:none; color: #ffffff; } #header .description { margin:0; padding:5px 30px 10px; line-height:1.5em; font: normal normal 100% 'Trebuchet MS',Verdana,Arial,Sans-serif; } /* Posts ----------------------------------------------- */ h2.date-header { margin-top:0; margin-right:28px; margin-bottom:0; margin-left:43px; font-size:85%; line-height:2em; text-transform:uppercase; letter-spacing:.2em; color:#ccff44; } .post { margin:.3em 0 25px; padding:0 13px; border:1px dotted #bbbbbb; border-width:1px 0; } .post h3 { margin:0; line-height:1.5em; background:url("http://www.blogblog.com/rounders4/icon_arrow.gif") no-repeat 10px .5em; display:block; border:1px dotted #bbbbbb; border-width:0 1px 1px; padding-top:2px; padding-right:14px; padding-bottom:2px; padding-left:29px; color: #ffffff; font: normal bold 135% 'Trebuchet MS',Verdana,Arial,Sans-serif; } .post h3 a, .post h3 a:visited { text-decoration:none; color: #ffffff; } .post h3 a:hover { background-color: #bbbbbb; color: #ffffff; } .post-body { border:1px dotted #bbbbbb; border-width:0 1px 1px; border-bottom-color:#0066CC; padding-top:10px; padding-right:14px; padding-bottom:1px; padding-left:29px; } html>body .post-body { border-bottom-width:0; } .post p { margin:0 0 .75em; } .post-footer { background: #577; margin:0; padding-top:2px; padding-right:14px; padding-bottom:2px; padding-left:29px; border:1px dotted #bbbbbb; border-width:1px; font-size:100%; line-height:1.5em; color: #acb; } .post-footer p { margin: 0; } html>body .post-footer { border-bottom-color:transparent; } .uncustomized-post-template .post-footer { text-align: right; } .uncustomized-post-template .post-author, .uncustomized-post-template .post-timestamp { display: block; float: left; text-align:left; margin-right: 4px; } .post-footer a { color: #fff; } .post-footer a:hover { color: #eee; } a.comment-link { /* IE5.0/Win doesn't apply padding to inline elements, so we hide these two declarations from it */ background/* */:/**/url("http://www.blogblog.com/rounders4/icon_comment_left.gif") no-repeat left 45%; padding-left:14px; } html>body a.comment-link { /* Respecified, for IE5/Mac's benefit */ background:url("http://www.blogblog.com/rounders4/icon_comment_left.gif") no-repeat left 45%; padding-left:14px; } .post img { margin-top:0; margin-right:0; margin-bottom:5px; margin-left:0; padding:4px; border:1px solid #bbbbbb; } blockquote { margin:.75em 0; border:1px dotted #bbbbbb; border-width:1px 0; padding:5px 15px; color: #ccff44; } .post blockquote p { margin:.5em 0; } #blog-pager-newer-link { float: left; margin-left: 13px; } #blog-pager-older-link { float: right; margin-right: 13px; } #blog-pager { text-align: center; } .feed-links { clear: both; line-height: 2.5em; margin-left: 13px; } /* Comments ----------------------------------------------- */ #comments { margin:-25px 13px 0; border:1px dotted #bbbbbb; border-width:0 1px 1px; padding-top:20px; padding-right:0; padding-bottom:15px; padding-left:0; } #comments h4 { margin:0 0 10px; padding-top:0; padding-right:14px; padding-bottom:2px; padding-left:29px; border-bottom:1px dotted #bbbbbb; font-size:120%; line-height:1.4em; color:#ffffff; } #comments-block { margin-top:0; margin-right:15px; margin-bottom:0; margin-left:9px; } .comment-author { background:url("http://www.blogblog.com/rounders4/icon_comment_left.gif") no-repeat 2px .3em; margin:.5em 0; padding-top:0; padding-right:0; padding-bottom:0; padding-left:20px; font-weight:bold; } .comment-body { margin:0 0 1.25em; padding-top:0; padding-right:0; padding-bottom:0; padding-left:20px; } .comment-body p { margin:0 0 .5em; } .comment-footer { margin:0 0 .5em; padding-top:0; padding-right:0; padding-bottom:.75em; padding-left:20px; } .comment-footer a:link { color: #ced; } .deleted-comment { font-style:italic; color:gray; } /* Profile ----------------------------------------------- */ .profile-img { float: left; margin-top: 5px; margin-right: 5px; margin-bottom: 5px; margin-left: 0; border: 4px solid #ffffff; } .profile-datablock { margin-top: 0; margin-right: 15px; margin-bottom: .5em; margin-left: 0; padding-top: 8px; } .profile-link { background:url("http://www.blogblog.com/rounders4/icon_profile_left.gif") no-repeat left .1em; padding-left:15px; font-weight:bold; } .profile-textblock { clear: both; margin: 0; } .sidebar .clear, .main .widget .clear { clear: both; } #sidebartop-wrap { background:#99bb55 url("http://www.blogblog.com/rounders4/corners_prof_bot.gif") no-repeat left bottom; margin:0px 0px 15px; padding:0px 0px 10px; color:#ffffff; } #sidebartop-wrap2 { background:url("http://www.blogblog.com/rounders4/corners_prof_top.gif") no-repeat left top; padding: 10px 0 0; margin:0; border-width:0; } #sidebartop h2 { line-height:1.5em; color:#ffffff; border-bottom: 1px dotted #ffffff; font: normal bold 100% 'Trebuchet MS',Verdana,Arial,Sans-serif; margin-bottom: 0.5em; } #sidebartop a { color: #ffffff; } #sidebartop a:hover { color: #eeeeee; } #sidebartop a:visited { color: #eeeeee; } /* Sidebar Boxes ----------------------------------------------- */ .sidebar .widget { margin:.5em 13px 1.25em; padding:0 0px; } .widget-content { margin-top: 0.5em; } #sidebarbottom-wrap1 { background: #ffffff url("http://www.blogblog.com/rounders4/corners_side_top.gif") no-repeat left top; margin:0 0 15px; padding:10px 0 0; color: #666666; } #sidebarbottom-wrap2 { background:url("http://www.blogblog.com/rounders4/corners_side_bot.gif") no-repeat left bottom; padding:0 0 8px; } #sidebar { background:url("http://www.blogblog.com/rounders4/rails_side.gif") repeat-y; } #sidebar { color: #666666; } #sidebar h2 { color: #666666; border-bottom: 1px dotted #666666; margin-bottom: 0.5em; } #sidebar a { color: #447755; } #sidebar a:hover, #sidebar a:visited { color: #779988; } .sidebar h2 { margin:0; padding:0 0 .2em; line-height:1.5em; font:normal bold 100% 'Trebuchet MS',Verdana,Arial,Sans-serif; } .sidebar ul { list-style:none; margin:0 0 1.25em; padding:0; } .sidebar ul li { background:url("http://www.blogblog.com/rounders4/icon_arrow_sm.gif") no-repeat 2px .25em; margin:0; padding-top:0; padding-right:0; padding-bottom:3px; padding-left:16px; margin-bottom:3px; border-bottom:1px dotted #bbbbbb; line-height:1.4em; } .sidebar p { margin:0 0 .6em; } /* Footer ----------------------------------------------- */ #footer-wrap1 { clear:both; margin:0 0 10px; padding:15px 0 0; } #footer-wrap2 { background:#447766 url("http://www.blogblog.com/rounders4/corners_cap_top.gif") no-repeat left top; color:#ffffff; } #footer { background:url("http://www.blogblog.com/rounders4/corners_cap_bot.gif") no-repeat left bottom; padding:8px 15px; } #footer hr {display:none;} #footer p {margin:0;} #footer a {color:#ffffff;} #footer .widget-content { margin:0; } /** Page structure tweaks for layout editor wireframe */ body#layout #main-wrap1, body#layout #sidebar-wrap, body#layout #header-wrapper { margin-top: 0; } body#layout #header, body#layout #header-wrapper, body#layout #outer-wrapper { margin-left:0, margin-right: 0; padding: 0; } body#layout #outer-wrapper { width: 730px; } body#layout #footer-wrap1 { padding-top: 0; } -->

sábado, 28 de febrero de 2009


Marco Zapata
Unidad de Glaciología y Recursos Hídricos (UGRH) - INRENA

En el siglo pasado, la temperatura global de la atmósfera se ha incrementado en un promedio de 0,5 °C., de continuar la acentuación del efecto invernadero, el pronóstico para fines del presente siglo XXI, la temperatura ambiental puede incrementarse en el orden de 1,5 a 5,8° C.
El cambio climático, sus repercusiones sociales y económicas en un futuro muy próximo y la gestión del recurso agua son las prioridades científicas a nivel mundial de la presente centuria, pues el uso del agua está estrechamente ligado a la supervivencia de las generaciones actuales y futuras, tanto para la satisfacción de sus necesidades vitales, como para el desarrollo de actividades productivas, tales como agricultura, energía, industria y otros.
Los glaciares constituyen las reservas sólidas de agua dulce y por su gran sensibilidad al cambio climático, los glaciares tropicales son excelentes indicadores de la evolución del clima. El territorio del Perú, pese a encontrarse dentro de la región del trópico del sur, debido a las grandes elevaciones que presenta la Cordillera de los Andes, con altitudes superiores a los 6000 msnm., existen en ésta aún áreas glaciares significativas, las cuales vienen experimentando un dramático proceso de ablación y retroceso debido a los efectos del cambio climático a escala regional y mundial.
En 1970 en nuestro país existían 18 grandes áreas glaciares o cordilleras nevadas que cubrían una extensión de 2041 km2 (UGRH); en 1997 se tienen 1595 km2 (INAGGA), es decir en el transcurso de sólo 27 años la reducción es del orden del 21,8%., lo cual representa una considerable pérdida de las masas de hielo; tanto así que actualmente glaciares pequeños con escasa o ninguna zona de acumulación están desapareciendo en su totalidad.
En la Cordillera Blanca, en 1970 se tenía un área glaciar de 723.37 Km2 (UGRH), en 1997 se determinaron 611.48 Km2 (INAGGA), teniéndose una perdida de área glaciar de 111.89 Km2 que representa el 15.46%.
Por otra parte en nuestro país (ONERN 1980) existían aproximadamente 12000 lagunas, la gran mayoría de origen glaciar, muchas son aprovechadas como embalses reguladores. En el departamento de Ancash se contaba con casi 1000 lagunas (8% del total del país).
Desde el punto de vista de vulnerabilidad, las avalanchas glaciares, aluviones, ruptura/desbordes de lagunas, deslizamientos, derrumbes, etc., han producido innumerables catástrofes con ingente pérdida de vidas humanas, destrucción de pueblos e incalculables daños materiales. Al producirse el intenso proceso de regresión glaciar, están formándose nuevas lagunas así como frentes glaciares colgados que constituyen focos potenciales de riesgo.
El Departamento de Ancash, registra el más alto índice de catástrofes ocurridas en nuestro país y la Cordillera Blanca ha sido el escenario principal de estos desastres.

E-mai : glaciologiahz@speedy.com.pe


Por Gravedad:

Avalanchas de hielo
Avalanchas de roca
Avalanchas mixtas.
Desbordes de lagunas (Contacto directo con glaciares - Glaciares Colgantes)
Procesos de solifluxión, derrumbes o deslizamientos

Factores acelerantes Principales:

Fuertes precipitaciones pluviales
Reactivación de fallas geológicas.

miércoles, 1 de octubre de 2008


La fusión del hielo en el hemisferio norte se inició entre el 20 ka y el 18 ka (entre hace 20.000 años y 18.000 años) y finalizó por completo hacia el 8 ka (hace 8.000 años), cuando se alcanzó un volumen y extensión bastante semejante al actual. Es probable, sin embargo, que parte del hielo de la Antártida Occidental haya seguido fusionándose hasta muy recientemente. Quizás el retroceso de las plataformas de hielo costero que se manifiesta en algunos lugares de la Antártida sería una continuación de la desglaciación comenzada hace veinte mil años (Conway, 1999).

El inicio de la última desglaciación (Terminación I) todavía guarda muchas incógnitas. Los sondeos en los hielos de los dos extremos de la Tierra indican que lo que ocurría en Groenlandia a veces no estaba en fase con lo que ocurría en la Antártida. Ni siquiera está perfectamente clara la teoría clásica de que la deglaciación comenzó antes en el hemisferio norte que en el hemisferio sur, pues se ha constatado que en el transcurso de varios interestadiales el calentamiento de la Antártida antecedió al de Groenlandia. También parece que en los Andes tropicales, la última desglaciación se produjo varios miles de años antes que en el hemisferio norte (Seltzer, 2002).

De todas formas, todavía la teoría preferida es que la desglaciación comenzó en el hemisferio norte y que los cambios ocurridos en el Atlántico Norte antecedieron en unas cuantas décadas al calentamiento global (Jouzel, 1999). Si así fue, una sucesión de causas y efectos de la desglaciación pudo ser la siguiente:

Veranos más cálidos. El factor que disparó el proceso, según la teoría clásica, fue de índole astronómica. Durante los veranos, la radiación solar en las latitudes altas del hemisferio norte —que, según los ciclos de Milankovitch, comenzó a aumentar en el 22 ka— incrementó la fusión estival de los hielos. Y durante los inviernos, al permanecer todavía frío el Atlántico Norte, empezó a producirse un suministro insuficiente de agua evaporada, con lo que la acumulación de nieve invernal en los mantos continentales Laurentino y Finoescandinavo comenzó a ser menor que la ablación veraniega.

Radiación solar media de los meses del verano que incide en el tope de la atmósfera en la latitud 65ºN y 65ºS, durante los últimos treinta mil años.

Disminución del albedo. Una vez iniciado el retroceso de los hielos en los bordes meridionales de los mantos, se produjo un feedback decisivo: en las altas latitudes de Norteamérica y de Eurasia, el bosque boreal, que iba recuperando terreno a la tundra, hizo disminuir el albedo del paisaje —sobre todo durante la primavera y el verano—, por lo que aumentó la temperatura de la mitad iluminada del año.

Disminución de la banquisa marina. El aumento de calor estival en las regiones subárticas hizo que disminuyese la extensión de la banquisa ártica, que durante la glaciación actuaba como un aislante térmico entre el mar y el aire. Además, aumentaba el albedo allí donde desaparecía el hielo.

Cambios en la circulación de vientos. La pérdida de altura del enorme manto Laurentino modificó las corrientes de vientos, especialmente los de las latitudes medias. El flujo que desde el Pacífico entra en Norteamérica, al topar con un obstáculo menor, aumentó su componente zonal oeste-este. También en el norte de Europa, la disminución durante el invierno de los anticiclones de bloqueo que antes provocaba el manto Finoescandinavo contribuyó a una penetración más fácil y profunda en el continente de las masas de aire templadas llegadas del Atlántico.

En definitiva, la mayor zonalidad oeste-este de los westerlies ayudó a que tanto Norteamérica como Eurasia tuviesen unos inviernos menos crudos gracias a una mayor influencia oceánica.

Aumento de los gases invernadero. Otro factor que aceleró la descongelación y que quizás contribuyó a que fuese global —y que no se ciñese solamente al hemisferio norte— fue el incremento de los gases invernadero.

el CO2:

La concentración del dióxido de carbono en la atmósfera aumentó en casi 100 ppm y contribuyó al calentamiento. En el transcurso de la desglaciación pasó de unas 180 ppm a unas 280 ppm, es decir de 360 gigatoneladas (Gt) a 560 Gt (en la actualidad el reservorio atmosférico es de 730 Gt).

Este incremento produjo un aumento radiativo en superficie de unos 2,4 Wm-2, que repercutiría directamente en un incremento térmico global de algo más de 1ºC.

Concentración de dióxido de carbono (arriba) y de metano (abajo) durante el último ciclo glacial en partes por millón (ppm) del aire (fuente:sondeo GISP en Groenlandia).

El CO2 añadido a la atmósfera durante la desglaciación no pudo provenir del reservorio de la vegetación continental y de los suelos, ya que se produjo también un aumento del carbono retenido por los suelos y por la biomasa terrestre. Se calcula que durante el Ultimo Máximo Glacial el carbono retenido en el reservorio de las tierras continentales (suelos y vegetación) era unos 800 Pg menor que el de hoy (Kaplan, 2002). Durante la desglaciación se produjo una expansión de las zonas de vegetación selvática y una disminución de las extensiones de sabanas y desiertos. En las latitudes medias y altas, la vegetación arbórea colonizó tierras que antes estaban heladas o que sostenían una pobre vegetación de tundra (Adams, 1990) En definitiva, en el transcurso de la desglaciación hubo una captación de CO2 por parte de la vegetación continental, cuya biomasa se incrementó notablemente.

Con una salvedad que actualmente ha salido a la luz: quizás provino en gran medida del carbono que había estado retenido en los suelos y en la vegetación que con la subida del nivel del mar quedaron inundados. Se ha calculado que el carbono liberado debido a la inundación y la descomposición de la vegetación y suelos de esas plataformas emergentes, podría haber incrementado la concentración de CO2 atmosférico entre 90 y 120 pmm (Montenegro, 2006). Ahora bien, esta teoría es reciente y no se sabe aún en qué proporción ese carbono biológico inundado pasó al aire.

Por lo tanto, parece que una gran parte del incremento del carbono atmosférico lo suministró el océano.
Son dos los procesos posibles de transferencia (inversos a los que ocurrieron en el inicio de la glaciación:

a) una mayor ventilación oceánica con afloramiento más intenso de aguas profundas ricas en CO2

b) una disminución de la captación fotosíntética de CO2 atmosférico por parte del fitoplancton marino.

Paradójicamente estos dos procesos son contradictorios, ya que un mayor afloramiento de aguas profundas implica más suelta de CO2 al aire, pero suele estar acompañado de un mayor aporte de nutrientes y, por lo tanto, de una mayor producción fitoplanctónica, lo que implica lo contrario: más absorción de CO2 por parte del océano. Y viceversa. Por lo tanto no es fácil saber cuál de estos dos procesos prevaleció y cómo variaron de intensidad en el transcurso de la desglaciación (Sundquist, 1993).

Recientes modelos de circulación oceánica indican que probablemente lo más importante fue la mayor ventilación oceánica, especialmente en los Mares del Sur cercanos a la Antártida. La mengua de las banquisas de hielo y el incremento del flujo termohalino de corrientes, con un mayor afloramiento de aguas profundas, ventiló el océano, exhalando a la atmósfera parte del CO2 que durante la glaciación había sido retenido en sus aguas (Stephens, 2000).

También pudo haber cambios en la ventilación de CO2 que se produce en el Pacífico Ecuatorial. Actualmente esta es la zona de mayor evasión de CO2 a la atmósfera (del orden de 1 Pg/año). La mayor parte se produce en su zona oriental, en donde el upwelling es más intenso. En las épocas más cálidas de la glaciación, en los interestadiales, parece que las situaciones de La Niña son más frecuentes y la suelta de CO2 en el Pacífico Ecuatorial más intensa. Lo mismo pudo ocurrir en los milenios de la desglaciación, especialmente durante el Bølling-Allerød (Palmer & Pearson, 2003).

Recientemente se ha pensado que el CO2 también pudo provenir del permafrost descongelado que durante la glaciación habría retenido una gran cantidad de carbono. Según el investigador ruso Zimov en la actualidad el permafrost retiene más carbono que el contenido en la vegetación (650 Gt) y algo menos que el contenido en los suelos (1.500 Gt). Durante la glaciación pudo contener más del doble y este carbono, por descomposición, fue liberado en forma de dióxido de carbono y de metano durante el proceso de la desglaciación (Zimov, 2006).

Una parte indeterminada del incremento del CO2 pudo provenir también de la oxidación atmosférica del metano, ya que el CH4 en la atmósfera se combina con los radicales OH y se destruye formando CO2 y agua.

el metano

La concentración de metano durante la desglaciación se duplicó, pasando de 0,4 ppm a 0,7 ppm. Esta duplicación produjo un aumento radiativo directo de unos 0,3 Wm-2, por lo que la subida térmica atribuíble en sí a este aumento (sin otros efectos indirectos) sería tan sólo de alguna décima de grado.

No está claro aún a qué se debió el incremento del gas en el aire. Probablemente la clave está más en las regiones de las latitudes altas que en las tropicales. En las latitudes altas se formaron nuevos humedales allí en donde se fueron retirando los hielos: en Canadá, Siberia y norte de Europa, especialmente. Además la subida del nivel del mar y la ocupación de las tierras costeras polares contribuiría a la descongelación de vastas zonas de permafrost y al escape de metano retenido en los cristales de hielo del subsuelo (MacDonald, 1990).

Por otra parte, un factor importante del incremento de la concentración del metano atmosférico pudo ser la disminución de los radicales OH en el aire, los cuales oxidan y destruyen la molécula de CH4. Esta disminución de radicales OH pudo ser debida al aumento de ciertos compuestos volátiles orgánicos, VOC, como isoprenos y monoterpenos, aceites olorosos que arrojan al aire los bosques y que consumen también esos radicales. En definitiva, el aumento de la vegetación arbórea favoreció también el incremento del metano (Valdés, 2005).

el óxido nitroso

Otro gas invernadero que incrementó su concentración atmosférica en el transcurso de la desglaciación fue el óxido nitroso (N2O): de 0,19 ppm a 0,27 ppm. El aumento supuso un forzamiento radiativo directo de unos 0,3 Wm-2 , semejante al del metano. Las principales fuentes de N2O son los suelos tropicales y templados, y las zonas oceánicas de afloramiento de aguas profundas. Su sumidero principal es la estratosfera, en donde se fotodisocia en otros compuestos. Al igual que el metano, sus variaciones durante la desglaciación siguieron la evolución de las temperaturas (Flückiger, 1999).

el vapor de agua

Finalmente, pero no menos importante, el aumento del vapor de agua contenido en la atmósfera fue posible gracias al aumento de la temperatura del aire, lo cual reforzó decisivamente el efecto invernadero y el calentamiento.

miércoles, 16 de abril de 2008

El Pastoruri se derrite
No era tan famoso como el Huascarán, pero sí el más popular entre los peruanos. A Pastoruri se llegaba en viaje de promoción, con la familia y hasta de luna de miel. El 40% del glaciar se ha derretido y ha formado lagunas. Hoy ya no es un nevado sino un moribundo casquete de hielo.

No es la antártida.
Imágen de la irreversible deglaciación del Pastoruri
provocada por el aumento de la temperatura.
Los hielos de la famosa cueva se van diluyendo en una laguna de próspero futuro

Una enorme cicatriz que separa dos mantos de nieve y deja al descubierto una fría y pálida roca es la primera señal de un cambio irreversible y de consecuencias imprevisibles ocurrido a más de cinco mil metros de altura, en el corazón de la Cordillera Blanca.

Esta especie de herida profunda y mortal se puede ver desde la carretera afirmada que conduce al famoso nevado Pastoruri, atractivo natural ubicado en los predios del Parque Nacional Huascarán. Durante décadas este ha sido el lugar en el que se podía cumplir aquel sueño alimentado por el imaginario de los países nórdicos: poder jugar en la nieve, lanzar bolas de hielo o intentar confeccionar un muñeco al estilo de las navidades gringas. Además de haber sido sede de innumerables ediciones de la llamada Semana del Andinismo, evento que congrega a visitantes y deportistas que practican esquí, snowboard y otras gélidas disciplinas atléticas.

Pero el nevado ya no es el de antes. La reducción de su masa de nieve es de tal magnitud que a simple vista se aprecia cómo el frente glaciar, es decir el manto blanco y helado que se extendía hasta llegar a escasos metros de la zona de arribo de los visitantes, ha retrocedido dramáticamente. Y esa retirada se nota sin necesidad de ser un experto. Sólo basta con apelar a la memoria, ya que todos los que alguna vez hemos visitado aquel nevado guardamos un recuerdo de un lugar que ahora agoniza.

Marco Zapata, geólogo y coordinador de la Unidad de Glaciología del Inrena-Huaraz, contempla el Pastoruri con reverencial silencio. Luego se anima a hablar. Dice que este nevado ya no puede ser considerado como tal, ya que está convirtiéndose velozmente en un casquete de hielo.

"Esa enorme brecha que ha separado el nevado en dos acelerará aún más el retroceso del hielo. No quiero sonar apocalíptico, pero debemos hacernos la idea de que en algunos pocos años este nevado será un recuerdo".

Lo que ocurre en el Pastoruri, cuyo pico alcanza los 5,240 metros sobre el nivel del mar, es la evidente muestra de cómo nos está afectando el calentamiento global. Una realidad que se hace más preocupante cuando sabemos que en Sudamérica se ubica el 95% de los glaciares tropicales del mundo, que son los más sensibles a las variaciones de las temperaturas, y sólo en el Perú se congrega el 71% de estos.

Un proceso de deglaciación de carácter irreversible, que inclusive el ganador del Premio Nobel Al Gore registra en su premiado documental "Una verdad incómoda", y que impactará a futuro en la provisión de agua para las zonas de las cuencas que alimentan los nevados peruanos, que incrementa el riesgo de fenómenos naturales como aludes y desbordes y que afectará también la belleza natural y el turismo. Y esto está ocurriendo aquicito nomás.


Desolado. Debido a las lluvias y granizadas el acceso al Parque Huascarán (Pastoruri) ha sido cerrado hasta fines de marzo

La letra del vals de Manuel Raygada, "Mi Perú", aquel que habla de fértiles tierras y cumbres nevadas, tendrá que cambiarse en algún momento de los próximos cien años. Y no es una exageración porque así lo adelantan datos tan fríos y duros como el hielo.

Según estimados dados a conocer por el Panel Intergubernamental del Cambio Climático, a finales del siglo XXI la temperatura global del ambiente se incrementará en el rango de los 1.4 y 5.8 grados centígrados. Y este aumento de la temperatura no es que va a afectar nuestros glaciares, sino que ya lo está haciendo.

Marco Zapata dice que en el año 1989 se hizo un inventario nacional de glaciares que determinó que en las 18 cordilleras que se ubican en nuestro país había 3,044 glaciares, que cubrían un área de 2,041 kilómetros cuadrados. Pero un estudio realizado por el Consejo Nacional del Ambiente (Conam) en 1997, reveló que el área de glaciares en el Perú comprendía para esa fecha 1,595 kilómetros cuadrados. Es decir, que en 8 años la masa de glaciares se había reducido en un 25.6%.

Y en el caso de Pastoruri, el nevado de mayor acceso y promoción turística, las cifras del retroceso y debilitación del manto glacial son abrumadoras.

El ingeniero Zapata señala que en el año 1995 se hizo una medición del perímetro del nevado y se determinó su extensión en 1.8 kilómetros cuadrados. En el año 2001 se volvió a hacer otra medición y esta mostró que la extensión del Pastoruri era de 1.4 kilómetros cuadrados, y para el 2005 la cifra se redujo a 1.1 kilómetros cuadrados.

"Si acumulamos estas mediciones podemos ver que entre 1995 y el 2005 se ha perdido el 39% del glaciar. Y si vamos a las cifras promedio de retroceso del frente glaciar, podemos ver que entre los años 1980 y 1990 el promedio de retracción fue de 12.78 metros por año. De 1991 al 2006 el retroceso fue de 23 metros por año", dice el géologo Marco Zapata.

El paisaje del Pastoruri se ha modificado a tal punto que lugares como la famosa cueva de hielo, aquella de las postales de promoción turística, en la que muchos nos hemos tomado fotos y que se ubicaba a unos ciento cincuenta metros al lado derecho del ingreso principal al nevado, hoy ya no existe. En su lugar hay una laguna en plena formación y de promisorio futuro.

Pompeyo Guillén, guardaparques con 33 años de trabajo en el Parque Huascarán, dice que el nevado ha ido retrocediendo "poquito a poquito". Señalando unas montañas ralamente escarchadas que se levantan al frente de esta zona, dice que ese era el nevado Tuco, palabra quechua que significa búho, y que fue llamado así porque la nieve que hubo allí le daba la forma de la cabeza de esta ave. Hoy no hay señas del búho ni de la nieve.

"Los glaciares van a derretirse conforme aumente la temperatura. Con medio grado o un grado de aumento, tal como ha ocurrido, los glaciares han retrocediendo docenas de metros. Imagínate qué pasará con dos o tres grados más de temperatura", dice el ingeniero Zapata.


Nunca más. Pastoruri a fines de los ochenta. Era una loma de hielo sobre la cual paseaban miles de turistas peruanos y extranjeros

Observando la Cordillera Negra, cadena de montañas que se extiende en paralelo al desierto costero, el ingeniero Zapata dice que estas montañas eran nevadas, pero ahora allí hay 156 lagunas de origen glaciar. Y este es el mismo destino que le espera a la Cordillera Blanca.

Pero no sólo es la nieve la que sufre en este ecosistema los embates del calentamiento global. Jean Ortiz, director del Parque Nacional Huascarán, señala que aunque no se tiene aún una medición exacta y oficial de la alteración y pérdida de biodiversidad, esta sin duda se está dando en este lugar catalogado por la Unesco, en 1985, como Patrimonio Natural de la Humanidad.

"La Rimarima, una pequeña planta que crecía a los pies del nevado y que necesitaba estar cubierta de hielo por las noches para luego abrirse durante el día, ha desaparecido. Lo mismo pasa con la microfauna de artrópodos y arácnidos que había en la zona. Por el contrario, ahora se pueden encontrar moscas en Pastoruri. Y antes era impensable que en medio del frío del glaciar se pudiera encontrar moscas", dice Ortiz.

Ahora el acceso al nevado está cerrado, tal como lo señala una norma publicada en diciembre pasado, la cual busca proteger a los visitantes de la eventualidad de un accidente debido a las condiciones climáticas actuales, marcadas por lluvias y granizadas. Pero esta prohibición de acceso al nevado será levantada a fines de marzo. Entonces el parque se abrirá nuevamente.

El ingeniero Zapata dice que si bien es imposible volver a hacer que regrese la nieve al lugar, lo que sí podemos hacer para preservar lo que queda y de ese modo darle un poco más de vida al nevado, sería restringir el acceso de los visitantes al terreno y evitar que se realicen actividades deportivas en el lugar.

"Hay que poner en la balanza si se quiere preservar el nevado un poco más o acelerar su deterioro. Es así de sencillo", dice el geólogo. Por su parte, el jefe del Parque Nacional dice que lo importante es generar en la gente conciencia de conservación, teniendo en cuenta que son aproximadamente 160 mil las personas que anualmente van a conocer el nevado.

"Es un hecho que va a desaparecer Pastoruri, y cuando eso ocurra habría que ver entonces cómo se fortalecen los puntos de la ruta turística en la zona, que incluye la observación de las puyas de Raimondi, los pozos de agua gasificada y las pinturas rupestres. Será muy triste subir a Pastoruri y no ver el nevado, pero lamentablemente no podemos detener este proceso. No está a nuestro alcance", dice Ortiz.

Zapata dice, con un tono que no oculta cierta ironía, que mientras tanto, mientras llega la hora del final, hagamos muchas fotografías a lo que queda del Pastoruri agonizante, para en un futuro cercano poder mostrárselas a nuestros hijos y nietos para que conozcan al que fue uno de los glaciares más visitados y hermosos de lo que alguna vez fue cordillera blanca. Triste y deshielada realidad.


Pastoruri significa "pampa al fondo" o "pasto adentro". Fue en 1981 que el nevado se empezó a conocer. Aunque el acceso a la zona no es muy complicado, al principio los visitantes más aventureros eran los que llegaban hasta las faldas del glaciar, dado que había que caminar hora y media desde la primera pista afirmada. En 1985 se acercó más la vía y se ubicó la zona de llegada de visitantes a unos sesenta metros del glaciar, por lo que ancianos y niños podían llegar con facilidad a la majestuosa montaña helada a pie o a caballo. Jean Ortiz, director del Parque Huascarán, cuenta que fue un fotógrafo huaracino de apellido Sotomayor el que hizo las primeras fotos al nevado, y fue a través de estas vistas que empezó a hacerce conocido el lugar. En la actualidad el área glaciar se encuentra a más de trescientos metros del área de arribo, y para subir se apela más que nunca a los caballos o subiendo por un sendero empedrado habilitado en años recientes.


Nevado BROGGi. Arriba, Estaba en la Cordillera Blanca, a 4,860 metros sobre el nivel del mar. Abajo, 75 años después solo queda escarcha en el pico del Broggi

Según revela el libro "¿El fin de las cumbres nevadas? Glaciares y cambio climático en la comunidad andina", investigación realizada con el apoyo de la Comunidad Andina, la Cooperación Española y otros organismos internacionales, el retroceso de los glaciares ubicados en los Andes Tropicales se ha intensificado desde fines de los años setenta, y precisa que algunos eventos fríos pueden restaurar parte de la masa de hielo, pero solo en los glaciares que estén por encima de los 5,400 metros. A finales del siglo 21, solo las cumbres más elevadas y por encima de los 5,500 metros sobre el nivel del mar estarían cubiertas por glaciares. De otro lado, entre las conclusiones a las que se llegaron en la conferencia "Clima latino. 21 propuestas para el siglo XXI", evento del que participaron más de 1550 representantes de la sociedad civil, organismos científicos, autoridades nacionales y municipales, gremios, pueblos indígenas, universidades y ONGs, se determinó que el proceso de retracción de los glaciares andinos crearían graves consecuencias por la falta de agua para el uso humano, agrícola y energético, por lo que se solicitó a los jefes de Estado de los países de América Latina y el Caribe que declaren en estado de emergencia estos territorios.


El agua que se acumula en las alturas sirve para el consumo humano, la agricultura y para generar electricidad. El 70% de la energía que se usa en el país es producido por las centrales hidroeléctricas. Es energía generada por agua. Con la desglaciación se reducirían las reservas de agua y surgirán otros peligros, como el desprendimiento de frentes glaciares y la formación de lagunas de origen glaciar que al desbordarse producirían aludes y avalanchas como las que arrasaron Huaraz y Yungay. Por ello es importante prestar atención a este proceso. Al respecto, Julio Ordóñez, director de Hidrología Recursos Hídricos del Senamhi, advierte que hay una alteración en el patrón del comportamiento de la temperatura y precisa que los nevados colindantes con el Huascarán están por llegar, en promedio, a los seis grados.

viernes, 21 de marzo de 2008

El Huascarán, la montaña tropical más alta del planeta, ha sido siempre denominada una montaña "fácil" de ascender por su ruta normal. Quizás muchos de los alpinistas que ascendieron por allí hace muchos años siguen dando fe de ello. Pero ahora, con los cambios tan radicales en todo el mundo respecto a los glaciares, esta situación ha cambiado considerablemente.
saliendo de "el escudo" .
Casi todos los grupos que intentaron la cumbre sur y norte por la ruta de la garganta o ruta normal, se vieron impedidos de atravesar la zona entre el campo1 y campo2, pues suponía demasiados peligros objetivos y riesgos de caídas en grietas gigantescas que se abrieron durante toda la temporada. La desglaciación, contaminación ambiental, el calentamiento global y todos los efectos contaminantes de esta época ya han causado daños irreparables en esta montaña y por supuesto en otras más pequeñas que ya están desapareciendo por completo.

jueves, 20 de marzo de 2008